Hace 4 años familias viven inundadas en Puerto Varas

El entubamiento de un estero y el mal estado de un muro de contención mantienen a históricos residentes de calle Los Alpes en anegamiento y a otros fuera de sus viviendas.

Hace casi un siglo familias campesinas construyeron sus casas a un costado del que fuera el Matadero de Puerto Varas. Histórico sector que con el pasar de los años fue rodeado por grandes proyectos inmobiliarios que, por falta de planificación, no tardaron en mermar la calidad de vida de sus antiguos habitantes. El anegamiento durante cuatro años de los vecinos de Los Alpes motivó a distintas organizaciones ciudadanas y empresarios a organizarse para coordinar una solución definitiva.

José Rigoberto Uribe Montiel debe calzar botas de goma para ingresar y transitar por su casa. La planta baja se encuentra inundada permanentemente más de 40 centímetros hace cuatro inviernos. A pesar del anegamiento Rigoberto aún mantiene el calor de hogar. Los tejidos y la decoración que dejó su difunta esposa. El fuego en la estufa a leña y sobre esta la ropa colgando. El agua caliente en la tetera. La lavadora en alto y las luces prendidas con el riesgo de un corto circuito. Si no fuera por el frío que penetra los pies, el reflejo, el vapor y el sonido del agua al moverse, pareciera otra típica y acogedora casa del sur de Chile.

En 2004 llegó al sector la Constructora e Inmobiliaria GPR para comenzar la construcción de la Villa Los Presidente, en sus etapas 1 y 2. Según los vecinos de calle Los Alpes el arribo de la inmobiliaria afectó negativamente su calidad de vida. Razón por la cual el 25 de abril de 2019 presentaron una demanda por indemnización de perjuicios. Medida que explica que la empresa realizó cambios considerables en la calle Los Alpes. Construyó un muro de contención tras sus casas. Efectuó cambios al cauce del estero sin nombre y su posterior entubamiento. Modificaciones que actualmente evidencian un notable deterioro y que habrían generado las inundaciones de estos últimos cuatro años dañando sus propiedades.

“Soy crecido en el barrio. Este estero era abierto antes y nunca se inundaba. Llovía, pero nunca pasaba esto. Desde que hizo esta población de acá arriba (Villa Los Presidentes) lo entubaron el estero y empezó a pasar esto. Ya estamos cabriados con eso de pedir ayuda ya. El año pasado vinieron los de Puerto Montt, vinieron a vender mejorales y hasta ahí quedó no más” explica José Rigoberto Uribe Montiel mientras revisa el fuego de la estufa a leña que pareciera flotar entre el agua contenida al interior de su casa.

Carlos Amolef Soto tenía tan solo dos años de edad cuando llegó a vivir a la casa de su abuelo. Recuerda que en ese tiempo la calle se llamaba El Zajón, haciendo alusión a las características geográficas del lugar, mucho antes de la llegada de las inmobiliarias y de la construcción de gran cantidad de viviendas que hoy rodean su anegada propiedad.

“En el año 2015 comenzaron las inundaciones desde la parte posterior y anterior de nuestras casas, hacia el interior de estas, a raíz del colapso de los terrenos donde se construyó la Villa Los Presidentes de la empresa inmobiliaria GPR. En el 2018 se produjo el derrumbe y colapso definitivo del muro que afirma la tierra donde fueron construidas las casas de gran tamaño. Esto produjo la destrucción subterránea de los tubos que llevan el transformado estero, lo que causa que no haya vía de escape del agua lluvia y se inunden las casas a niveles sorprendentes” afirma Carlos mientras exhibe su título de dominio puesto que autoridades manifiestan la necesidad de erradicar a los vecinos del sector.

“Hoy, mi hogar, sufre daños irreparables en el primer piso. Hemos perdido todos los muebles y el piso de madera está completamente destruido. Tememos que en cualquier momento se quiebre una tabla y ocurra un accidente. La última inundación del 2018 nos dejó con el agua estancada de un metro y medio de alto en el patio. Vivimos sobre el agua literalmente. Actualmente mi padre y yo solo podemos habitar el segundo piso. La insalubridad y las enfermedades nos han tocado fuerte. De milagro mi papá de 77 años está con vida. Ausencia absoluta de todos los entes gubernamentales, locales, provinciales y regionales, mentiras, ilusiones, sueños de arreglos de aquí a 5 años, son solo ejemplos de la burla e ineptitud de las mal llamadas autoridades” afirma Carlos.

Al interior de la casa de la familia Pérez De Tudela Ulloa, en las paredes, aún se observan las marcas de las mayores inundaciones de más de un metro y medio de alto. Félix Pérez De Tudela Ponce de 82 años de edad y su esposa Jovita Ulloa Navarro de 75 años debieron abandonar el hogar de toda una vida para resguardar su salud física en junio de 2018. El matrimonio recibió un subsidio de arriendo, tras contactar en forma particular a una autoridad del nivel central que gestionó la medida con el Serviu local, según cuenta su hija Emilia que habita la vivienda contigua.

“Lo que más me indigna es la situación de mis papás. A mí me queda un poco de juventud para seguir luchando, pero a ellos no. Tienen que estar en otro lugar que no les agrada, un sector inseguro que no conocen, con mucho ruido de peleas, de balizas de Carabineros y ambulancias, algo a lo que no están acostumbrados. El barrio de aquí es tranquilo, nunca ha pasado nada. Ellos extrañan su barrio de toda la vida, sus amigos, su vista, su sector, salir a colgar la ropa. Ellos nacieron, se criaron, corrieron aquí y no pueden vivir en su propia casa. Mi papá tuvo un infarto, está con depresión, han pasado muy malos momentos y quieren regresar a su casa. Lamento que mis papás no puedan disfrutar de su casa, que no puedan tener la tranquilidad que merecen y que perdieran todas sus cosas que tanto les costó tener” explica afligida Emilia en entrevista con Diario Puerto Varas.

Mientras el esposo de Emilia, Juan Carlos Remocoy Soto, camina entre charcos y tablas podridas al interior de la morada que tuvieron que abandonar sus suegros, agrega “llevo viviendo en la casa de al lado de mis suegros 7 años, la casa se comenzó a inundar hace 4 años aproximadamente. Esto se debe a que el muro de contención se fracturó y a que entubaron el estero. Antiguamente era un estero descubierto que tenía como un metro de ancho. Mientras no se solucione el problema del ducto, el agua no va a bajar”.

Juan Carlos Remocoy al interior de la casa Pérez De Tudela - Diario Puerto Varas

“Una vez cayó un pedazo de muro y aplastó el tranque” recuerda Eduardo Segundo Ulloa Navarro vecino de la tercera edad que actualmente se encuentra afectado: “el año pasado vino la Seremi, la Gobernadora y nos ofrecieron una tarjeta incluso, como la gif card, algo así, eso nunca llegó, no sé para qué lo ofrecieron. La ayuda que nos dijo nunca fue, lo que queríamos, que destranquen este asunto para no estar con la incertidumbre todo el tiempo. No se puede ni dormir ¡Imagínese! estamos inundados no más po ¡Ayuda nada! nunca nada” denuncia Eduardo mientras observa el embalse que se forma detrás de su casa.

La situación que describen los vecinos fue prevista en 2015 por la empresa Liem Ingeniería Geotécnica que, por solicitud de la propia inmobiliaria GPR, emitió un informe sobre la sobrecarga del muro de contención, en sus conclusiones dice lo siguiente:

“Lo más preocupante es la sobrecarga, absolutamente no prevista que actualmente aportan cargas sobre la cabeza o coronación de las estructuras en cuestión; por cuanto se construyen y/o se han construido estructuras de ampliaciones, de hasta dos pisos, en dos casas colindantes en la parte alta del sector (…) Esa sobrecarga no debe permitirse por ningún motivo, debiendo tomar acciones correctivas, inmediatas, la autoridad competente en estas materias. Esto evidencia, claramente, cargas y sobrecargas; por ende, esfuerzos no previstos en el diseño de los muros cuyas consecuencias aún no se manifiestan a cabalidad”.

El informe que, entre otras cosas culpa a las autoridades y a los nuevos propietarios de las viviendas de la Villa Los Presidentes, dejaría de manifiesto que dicho muro de contención no resiste la carga de agua. La lluvia siempre ha sido implacable en Puerto Varas, pero desde la llegada del desarrollo inmobiliario, el pequeño conjunto de casas campesinas se transformó en un verdadero embudo obstruido.

Antiguamente el estero sin nombre transitaba por la parte posterior de las viviendas de las familias afectadas, de norte a sur, llevando grandes cantidades de agua en invierno que desembocaban finalmente al lago Llanquihue. Arteria que recolectaba el agua del sector, liberando a sus viviendas de las inundaciones. Las antiguas pampas que rodeaban esta vecindad contribuían a drenar y filtrar las aguas lluvias.  Como cual esponja absorbían el agua que hoy escurre con furia hacia las casas de los anegados vecinos.

Consultamos a los dueños del terreno contiguo, por donde pasa el entubado estero, manifiestan empatía hacia los vecinos y buena disposición para solucionar el problema de manera definitiva. Reflejando que la comunidad organizada puede buscar soluciones a los problemas urbanos ambientales y sociales incluso ante la ausencia de las autoridades.

Sergio Duhalde de Abn Construcciones, propietarios del ex Matadero de Puerto Varas, comenta “comenzamos a remodelar hace 5 años y estamos habitando la remodelación hace 3 años. Desde que llegamos aquí se produjo este problema en alguna oportunidad por inundación de la calle (Los Alpes) y por obstrucción del ducto y ya es tercer año que nos inundamos. Han venido aquí, desde el primer año que sucedió esto, desde la Gobernadora hasta todos los jefes de servicio regionales, nadie ha resuelto nada, hablamos también con el alcalde y nada”.

Desde la empresa Abn proponen una solución de emergencia que podría pasar por su terreno, según Duhalde “se puede abrir un canal a tajo abierto, que nosotros consideramos es una buena idea, revestido, ya sea entubado o revestido con hormigón de modo de evitar arrastre de sedimento para que la cámara y el ducto no se tapen más abajo”.

Al fondo trabajadores de ADN junto a los vecinos - Diario Puerto Varas

Finalmente, recordar que la inmobiliaria GPR S.A. es la misma que en 2018 pretendía edificar 535 viviendas en el sector Mirador de Puerto Varas. Proyecto que fue rechazado por la comunidad y por la Comisión de Evaluación Ambiental de Los Lagos en forma unánime, por contener serias deficiencias técnicas. Empresa a la cual la Corte Suprema de Puerto Montt le ordenó la protección del humedal Llantén. Máximo Tribunal que acogió el 27 de agosto de 2018 el recurso de protección interpuesto por los vecinos que denunciaban, entre otras cosas, constantes anegamientos.

Revise las noticias en los siguientes enlaces: http://diariopuertovaras.cl/coeva-los-lagos-rechazo-forma-unanime-proyecto-empresa-inmobiliaria-gpr-puerto-varas/ http://diariopuertovaras.cl/corte-suprema-sentencia-inmobiliarias-proteger-humedal/

Comentarios en Facebook
2019-05-31T01:05:29+00:00 Categories: Actualidad|