El amor como herramienta de acción política

El estallido social que comenzó en Santiago fue replicado en regiones. Los días 21, 22 y 23 de octubre se desarrollaron multitudinarias marchas pacíficas en Puerto Varas. Estas tres manifestaciones agruparon a miles de personas y se caracterizaron por la presencia de niños, niñas, jóvenes, adultos y adultos mayores, quienes recorrieron la ciudad al ritmo de las cacerolas.

El descontento se originó por políticas públicas ineficaces que generan impotencia y han destapado la crisis social más importante de los últimos años. La desigualdad es abismante los más ricos concentran más del 50 por ciento de los ingresos mensuales en Chile (Encuesta Suplementaria de ingresos 2018). Nuestro país está en la posición 15 de los más desiguales, de una muestra de 157 naciones (según gobierno de EEUU).

Luego de haber reporteado las manifestaciones de la ciudad de las rosas podemos concluir que fueron pacíficas, invitaron al diálogo, a la empatía y a la autocrítica. Protestas en las que se demostró la mirada libre de las personas, sin etiquetas, con su historia particular, deseos y sufrimientos. Así como también se expuso el ser político de los ciudadanos sin colores partidistas.

Salvo algunos episodios de violencia aislados, que se produjeron al caer la noche, y que Carabineros de Puerto Varas pudo controlar, durante tres días los puertovarinos marcharon por la unidad y la equidad. Recurrieron al amor como herramienta de acción política. Dando cuenta de una revolución llena de sonrisas, ritmos, bailes y cantos. En definitiva un sentimiento de afecto universal que construye paz.

 

Comentarios en Facebook
2019-10-24T18:56:23+00:00 Categories: Cartas y Editorial|