Convivencia en Puerto Varas

Convivir como una forma de amar y hacer comunidad 

Según el biólogo cultural Humberto Maturana, reflexionar requiere humildad y estar dispuesto a cambiar de opinión. Esta disposición permite que en el conversar logremos acuerdos y en definitiva la convivencia. Así mismo, el biólogo nacional entiende esta última como una forma de amar, es decir, amar en el convivir.

Pero, ¿qué significa amar?

Maturana lo define como “ver al otro” o “ser visto”. Curiosamente en el Mapudungún existe una palabra para precisa para esto AYUN “ver la luz del otro, amar”. Por ejemplo, cuando nos tropezamos en la calle y alguien nos tiende una mano, no le damos gracias por su mano, sino porque fuimos vistos, según el biólogo.

¿Cómo podemos hacer en el amar?

El biólogo explica que para estar en humildad es necesario soltar la certidumbre y los apegos. Esto porque no existe “la verdad” y no existe la certidumbre.

Sin embargo, vivimos en una sociedad que nos enseña, desde pequeños, a buscar certezas. Nos catalogan de buenos o malos, inteligentes o tontos, exitosos o fracasados, etc. En el colegio nos pedían memorizar hechos, fechas y acontecimientos pasados con certeza.

Siempre recordaré cuando el profesor de biología nos habló de la teoría de Darwin, mismo año en que el profesor de religión nos habló de Adán y Eva. A este último, una vez le pregunté si entonces Adán y Eva eran monos y el profesor no supo que contestar. Entonces en las pruebas de bilogía había que contestar con la teoría de Darwin y en las de religión con lo que decía la biblia ¿No sería más fácil asumir que no sabemos?

Según el biólogo nacional sólo podemos decir algo sobre el pasado gracias a una deducción de las características del presente. Es decir, no tenemos acceso al pasado, ni menos a una certeza sobre qué fue lo que sucedió en un determinado momento o no. De hecho tampoco podemos determinar cuestiones del presente, puesto que no tenemos acceso a “la verdad”, toda vez que esta no existe.

Entender la falta de acceso a las certezas, nos ayuda a colocarnos en una disposición más abierta, humilde y tolerante con nuestro interlocutor. Puesto que ya no me apego a mi verdad como si esta fuera la verdad. Si no que me dispongo a escuchar y compartir verdades, en la convivencia que me permite llegar a acuerdos.

A esto podemos propender como ciudadanos, a conversar, convivir y en definitiva amar. Aquí dispone sus caracteres un espacio para la convivencia de todos los puertovarinos y turistas ¡Bienvenidos!

Comentarios en Facebook
2017-11-30T16:11:00+00:00 Categories: Actualidad|