Escuelas rurales lideran informalidad de acceso al agua potable

Gobierno Regional anuncia intensión de guiar un trabajo mancomunado entre sostenedores locales de las escuelas rurales y seremis de Educación y Salud para “tener certeza si el agua está en condiciones de ser bebida por los estudiantes”, afirmó Patricio Vallespín, gobernador regional de Los Lagos.

30.06.2022
Gentileza Diario El Llanquihue
Por Constanza Hitschfeld

Los Lagos es la región con mayor acceso informal al agua potable en las escuelas rurales del país. Un estudio de Fundación Amulén reveló que el 62% de los establecimientos educacionales dependen de pozos, norias, camiones aljibe, ríos y vertientes para aprovisionar del vital elemento a los estudiantes. Independiente del tipo de abastecimiento, ya sea formal o informal, el 32% presenta problemas de olor, color o sabor y el 54% de los establecimientos educacionales muestra interrupciones en el suministro.

Antonia Rivera, directora ejecutiva de Fundación Amulén,explicó que “a partir de este diagnóstico reconocemos que la región de Los Lagos es la más afectada a nivel nacional. Es la región que tiene más escuelas con un abastecimiento informal de agua potable. El 62% de las escuelas rurales no cuenta con un acceso seguro formal de agua potable”.

El estudio llamado “Educar sin agua: una realidad invisible” midió cuatro indicadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evaluar la idoneidad del abastecimiento de agua en las escuelas rurales. Estas son cantidad, calidad, continuidad y accesibilidad. La investigación observó a 3 mil 363 escuelas ubicadas en 11 regiones del país, correspondientes al 94% de los establecimientos rurales de Chile. Los investigadores entrevistaron a trabajadores de 599 recintos  educativos con una representatividad muestral de 18%.

Mala gestión en escuelas rurales

“Creemos que es por la falta de infraestructura, por la mala gestión también, porque la disponibilidad de agua si está en la región. A partir de la base de datos, que nosotros recogimos, las estamos comparando con información de los municipios y de los sostenedores, del servicio local de educación pública, de Llanquihue para evaluar los casos más críticos y generar un proyecto”, agregó la directora ejecutiva de Amulén.

Los resultados obtenidos tras la investigación demostraron que la mayoría de los directores de las escuelas rurales no sabe responder la cantidad de litros disponibles por estudiante. El 48% de ellos no sabe si el suministro cuenta con resolución sanitaria. Mientras que en los recintos con sistemas de agua informales, un 35% no realiza control de cloro residual y desconocen si el agua consumida desde la fuente principal presenta aún nivel de cloración.

Patricio Vallespín, gobernador regional de Los Lagos, enfatizó que“son datos muy preocupantes porque es una región, que probablemente junto a la Araucanía, es la que tiene la mayor cantidad de establecimientos educacionales en sectores rurales, por la composición de nuestra población en el territorio. Y si bien esta es una responsabilidad exclusiva de los sostenedores, ya sea municipio o un servicio local de educación, en el caso de parte de la provincia de Llanquihue, los datos expresan que esta es una problemática regional”.

Responsabilidad

“Es responsabilidad directa de los sostenedores someter a los niños a esa situación, a la incertidumbre académica. Creo que también coincide con un tema de parte de este tiempo de pandemia, se produjo un cierto descuido de los sostenedores respecto a la situación de los establecimientos educacionales y se ve también en otras variables. Más del 32% de la calidad del agua tiene algún tipo de problema. Sin duda hay que estarlo analizando en profundidad y hacer una acción muy integrada con el sostenedor, Seremi de Educación, Gobierno Regional y también Seremi de Salud, porque tenemos que tener certeza si el agua está en condiciones de ser bebida por los estudiantes”, añadió el gobernador regional.

Organizaciones no gubernamentales (ONGs) se encuentran trabajando y financiando proyectos que buscan solucionar en el mediano plazo la escasez de agua potable en las escuelas rurales de la región. El programa “Agua para aprender”, de Fundación Amulén, busca dar acceso al vital elemento a establecimientos de las regiones de la Araucanía y Los Lagos, por ser las más afectadas. El proyecto de acceso al agua potable se encuentra en la etapa de visitas a terreno para evaluar las mejores soluciones de infraestructura a desarrollar en el corto plazo.

Casos críticos

“Tenemos casos de escuelas de Puerto Varas, Puerto Octay, Ancud, Quemchi, San Juan de la Costa. Seleccionamos algunas escuelas pero seguimos en la búsqueda de los casos más críticos, donde no existe una solución en el corto plazo, o donde ahora no se está entregando un suministro correcto. Estamos buscando escuelas, ya tenemos algunas identificadas pero también hacemos la invitación, si es que en alguna comuna o en alguna municipalidad ven el caso de necesitar ayuda, contactarnos para generar un proyecto de acceso al agua potable”, informó Antonia Rivera.

El camión algibe regularmente suministra agua potable a comunidades ubicadas en diversos sectores rurales de la provincia. Es una medida de emergencia que cada vez se está haciendo más cotidiana ya sea por el actuar del hombre en la naturaleza, cambio climático o falta de infraestructura y recursos.

Las dificultades de acceso a los sectores más apartados también complica a las comunidades en la obtención de un sistena de agua potable de calidad. La Escuela Fronteriza de Llanada Grande en Cochamó es un ejemplo de dichas dificultades y una de las escuelas más necesitadas de la provincia.Jesús Morales, alcalde de esa comuna,comentó que “contamos con un sistema de Agua Potable Rural (APR) pero en Llanada Grande todavía no tenemos un proyecto en formación para la Escuela Fronteriza. Ahí, en Paso el León se construyó una escuela nueva, se ha mejorado, pero tampoco está con resolución sanitaria”.

Crisis hídrica

El edil agregó que“es profundamente relevante realizar acciones para enfrentar la crisis hídrica y para mejorar el acceso al agua potable, ya que en esta zona la situación ha estado de mal en peor. Cada vez se nota más la falta de agua en el diario vivir de las personas y sin agua no se puede hacer nada, ya que lo es todo, es vida. Por lo general, la gente vincula la falta de agua a otros temas, pero también afecta la educación y el funcionamiento de las escuelas, por lo que es fundamental tomar cartas en el asunto”.

Es un imperativo asegurar la fuente del recurso y la calidad del agua para evitar enfermedades en los niños y adolescentes. Las escuelas rurales cumplen un rol transversal en las comunidades. No solo son un centro de formación sino que también un punto de encuentro comunitario y de alimentación para los estudiantes. Los establecimientos que no cumplen con el abastecimiento formal de agua, no pueden asegurar educación de calidad.

Acceso a agua potable

Patricio Vallespín recalcó que “el límite con Argentina, en el paso del León, que tampoco tiene la infraestructura para operar adecuadamente, es emblemático. Quizá no es el que más se repite, porque ahí uno puede entender lo difícil que es, pero cuando hay otras comunas con más recursos para enfrentar esas temáticas, hay que abordarlo de manera integral. Por cierto, con la autoridad sanitaria”.

El acceso al agua potable afecta la calidad de los estudios porque las escuelas se ven obligadas a suspender por falta o mala calidad del vital recurso. El 54% de las escuelas presenta interrupciones en el suministro, se han quedado sin agua en algún momento. El 32% presenta particularidades negativas en el agua como lo son el color, olor y sabor. Más alarmante aún es que el 38% de las escuelas rurales no utiliza agua potable en la manipulación de alimentos que entrega diariamente a niños, niñas y adolescentes.

Comentarios en Facebook