Kinesiología y Fonoaudiología UC rehabilitan niños

Con el propósito de implementar un programa de intervención y rehabilitación temprana en niños en situación de vulnerabilidad y patologías discapacitantes, alumnos de quinto año de las Carreras de Kinesiología y Fonoaudiología de la Universidad Católica atiende a cientos de niños desde 2015 en la Fundación Patronato Madre e Hijo. La alianza busca promover un tratamiento multidisciplinario y precoz de niños en situación de discapcidad física y neurológica a partir de los 3 meses de vida.

Según un estudio realizado el año 2015 por el Servicio Nacional de la Discapacidad y el Centro Nacional de Estadísticas, el 16,7% de la población vive con alguna condición de discapacidad. Un 5,8% corresponde a niños, niñas y adolescentes entre 2 y 17 años, abriendo importantes desafíos de intervención temprana desde una mirada multidisciplinaria, en espacios clínicos insertos en zonas geográficas vulnerables.

Fundación Patronato Madre e Hijo atiende a pacientes de 0 a 3 años, pertenecientes al 40% de las familias más vulnerables de las comunas de Estación Central, Lo Espejo, Quinta Normal, Cerro Navia y Lo Prado, entre otras. En opinión de Paola Astudillo, coordinadora del área de Salud Infantil de Fundación Patronato Madre e Hijo, los diagnósticos que atiende su establecimiento van desde patologías neurológicas y respiratorias, hasta alergias alimentarias; todas en un contexto de vulnerabilidad social y económica, lo que involucra un importante desafíos y compromiso como equipo de trabajo.

Nicole Parentini, docente de la Carrera de Kinesiología de la Universidad Católica, señala que a pesar de que existen discapacidades de tipo física, mental o sensorial, las predominantes son las físicas, tanto derivadas por accidentes, enfermedades metabólicas y genéticas, prematuros extremos y parálisis cerebral. “Lo importante es que, gracias a programas multidisciplinarios tempranos, hoy es posible mejorar las oportunidades de rehabilitación e integración social, educacional y laboral, de los jóvenes en situación de discapacidad del futuro”, puntualiza.

Según un informe anual de la Teletón (año 2012), la parálisis cerebral corresponde al 32% de los casos que atiende, las neuromusculares un 12%, las lesiones del sistema nervioso central un 10%, el retraso en el desarrollo psicomotor un 10%, el síndrome genético y embrionario un 9%, y las alteraciones medulares un 9%. Estadísticas muy representativas, considerando a la Teletón como referente en la rehabilitación física y neurológica infantil, en cuanto a número y porcentaje de niños atendidos.

“En los últimos años ha mejorado el diagnóstico prenatal y el acompañamiento. En la medida que hagamos más políticas públicas que ayuden en la prevención y la atención temprana, vamos a disminuir costos y complicaciones futuras, favoreciendo una mayor funcionalidad e independencia”, asegura Parentini. Desde el enfoque kinesiológico, la mirada multidisciplinaria ayuda al paciente en su relación con el entorno, mejorando su inserción efectiva en todo contexto, aclara la especialista.

Otro aspecto importante es la participación y la educación de la familia, orientándola acerca de las conductas esperadas para la edad de desarrollo de su hijo y las expectativas y posibilidades que supone cada diagnóstico. Además de la familia y la red de cuidadores, el equipo multidisciplinario debe incluir a kinesiólogos, terapeutas ocupacionales, psicólogos y fonoaudiólogos, entre otras especialidades.

Por su parte, Andrés Sánchez, docente de la Carrera de Fonoaudiología de la Universidad Católica, asegura que la intervención de su disciplina es más frecuente en casos de parálisis cerebral y enfermedades neuromusculares, con diagnósticos que afectan la deglución y la comunicación. “Nuestra tarea primera es asegurarnos que el niño o niña se alimente correctamente y poco a poco estimular aquellos hitos lingüísticos que presentan algún grado de retraso asociado al desarrollo psicomotor. La fonoaudiología es una herramienta determinante para que el paciente se conecte con su entorno y potencie sus capacidades cognitivas y socio-efectivas. La familia es un monitor permanente y desde un inicio la involucramos en las sesiones de trabajo”, sostiene Sánchez.

Los beneficios del Programa de Intervención Temprana Kinesiológica y Fonoaudiológica en Fundación Patronato Madre e Hijo saca provecho de la neuroplasticidad que presenta cada niño(a) y en la medida que se intervenga de forma más temprana, el paciente generará más redes neuronales y mayor aprendizaje. Si bien existen diversos escenarios y expectativas según el diagnóstico, están comprobados los beneficios de un trabajo multidisciplinario y precoz. A modo de consenso de los especialistas, más allá del paciente, el desafío está en rehabilitar a los entornos clínicos, educacionales y laborales del país, para generar espacios de inclusión y no lo contrario. El 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de la Discapacidad, una oportunidad para generar debate y reflexión acerca de la conciencia, los compromisos y las iniciaivas colectivas de responsabilidad social en este sentido.

Javiera Cortés, docente de Fonoaudiología y parte del programa de alianza, señala que: “Los pacientes que vemos, tanto en fonoaudiología como en kinesiología, son derivados por los profesionales que trabajan en la Fundación, ya sea desde medicina, psicología o asistencia social.

En un trabajo conjunto de ambas carreras, cada semana recibimos ingresos de bebés de hasta 3 meses de vida, para evaluación; y en adelante, recibimos controles de bebés de hasta 1 año, dándoles un acompañamiento a ellos y a su familia, procurando el cumplimiento de los hitos de desarrollo psicomotor y precursores linguísticos esperados para la edad del niño”.

La alianza interinstitucional ha permitido intervenir tempranamente con diferentes técnicas y estrategias de estimulación, siempre a través del juego con actividades lingüísticas, como por ejemplo, segmentar silábicamente, reconocer vocabulario y crear oraciones. A nivel de diagnóstico, las patologías más frecuentes son: Síndrome de Down, trastorno del espectro autista, parálisis cerebral, enfermedades neurodegenerativas y retrasos del desarrollo psicomotor. En cuanto a los diagnósticos fonoaudiológicos, tratan trastornos secundarios del lenguaje (asociados a las patologías antes mencionadas), trastornos específicos del lenguaje (niños sin patologías asociadas que tienen problemas de lenguaje), retrasos del lenguaje, trastornos de los sonidos del habla y trastornos de deglución.

Comentarios en Facebook
2018-12-06T16:46:20+00:00 Categories: Actualidad|