La riqueza del pasado para proyectar el presente

Ayer en todo Chile se conmemoró el Día del Patrimonio, instancia de encuentro ciudadano y de reflexión en torno a las diferentes manifestaciones del patrimonio nacional.

En Puerto Varas se desarrolla dentro del programa “Quiero Mi Barrio” el piloto Barrio Patrimonial con énfasis en la calidad de vida y el desarrollo sustentable. En este espíritu, de darle valor al patrimonio de la región, trabajan los arquitectos del estudio MHA Heike Höpfner & Pablo Moraga. Profesionales que se especializan en proyectos de recuperación y reconstrucción de inmuebles patrimoniales.

Entrevista con Heike Höpfner & Pablo Moraga

Por Tamara Rammsy, arquitecto Proyecta Puerto Varas

¿Cómo nace su relación con la arquitectura patrimonial?

Surgió de forma casi espontánea frente a la innegable presencia de inmuebles de valor histórico, representativos del proceso de colonización alemana y que entregan a las localidades de la región una impronta tan especial.

Junto con ello, compartimos una sensibilidad  especial (como muchos colegas) por el desarrollo de ciudades con calidad de vida, y en ese contexto tenemos la percepción de que nuestras ciudades en Chile  están abandonadas a la especulación y a las voluntades particulares, que en su mayoría lamentablemente tienen como fin último el beneficio económico de algunos.

Esta visión  que le ha dado forma en las últimas  décadas a nuestras ciudades también  afecta al reconocimiento  del componente histórico. Y si bien ha aumentado notablemente el reconocimiento y denominación  de inmuebles o sectores para su protección tanto bajo  los planes reguladores  como por la ley de monumentos nacionales,  las dinámicas del desarrollo aún  omiten en gran medida su consideración como componente urbano fundamental e ineludible y que tanta calidad pueden aportar a nuestros centros urbanos.

Además  debemos entender que el patrimonio arquitectónico  urbano  lejos de desaparecer seguirá  generándose  en la medida en que seguimos escribiendo la historia, es así  como  por ejemplo la arquitectura  moderna 1930-1960 ya comienza a ser valorada por su testimonio de las formas de pensar la ciudad en épocas anteriores. Mayor sentido cobra por lo tanto conocer y saber trabajar con sus testimonios y hacerlos congeniar con el desarrollo.

¿Cuáles son las variables inamovibles que consideran a la hora de plantearse un proyecto?

Las variables que consideramos a la hora de diseñar cualquier proyecto, ya sea nuevo o sobre un inmueble existente (reciclaje por ejemplo) dicen relación a cuatro elementos: la preexistencia, el uso, la materia y la forma.

La preexistencia toma fuerza en este ámbito tanto por el rol del inmueble en sí mismo como testimonio de una forma de construir y de habitar, y como parte de un contexto, de un ambiente, urbano o rural . Por su parte el uso, nos impone el desafío de mejorar la calidad de vida de las personas que habitarán el proyecto, creemos en un patrimonio dinámico que logre hacer dialogar distintas épocas, buscando en cada una nuevas vigencias. En cuanto a la materia siempre buscamos respetar los criterios generales con los que se levantaron estas construcciones sin perder de vista nuevos estándares de seguridad, confort y a veces economía  que hoy pueden ser perfectamente compatibles si se comprenden bien los criterios primitivos. Los tres puntos anteriores se vinculan evidentemente a través de la variable de la forma, la cual afrontamos como una búsqueda de innovación sin perder la conciencia del contexto; creemos fundamental tener un conocimiento previo muy acabado de los inmuebles o lugares a trabajar, para poder operar en ellos modificando, ampliando o complementándolos, siempre comprendiendo sus principios, sin temor al diálogo  respetuoso con lo contemporáneo.

En cuanto al oficio del arquitecto, ¿cómo ves trabajar con el patrimonio?

En una visión bien personal, creemos que trabajar con el patrimonio va mucho más allá de la imagen romántica del arquitecto rescatando ruinas o restaurando el jambaje de una ventana antigua. Nuestro rubro ha sido formado para tener una visión amplia de la sociedad, la historia y su desarrollo, y en honor a aquello debiéramos desempeñarnos con responsabilidad y visión crítica en cada proyecto, independiente de la escala, el contexto o el programa. Cada proyecto tiene su propia complejidad.

Comentarios en Facebook
2018-05-26T21:59:18+00:00 Categories: Columnas de Opinión|