Las abejas son importantes para la supervivencia de los ecosistemas

Las Naciones Unidas declararon el 20 de mayo como día mundial de las abejas y así crear conciencia sobre el valor de los polinizadores y las amenazas a las que se enfrentan.

Por Paola Villablanca

Las abejas cada vez están más amenazadas por los efectos de la actividad humana, siendo que su polinización es fundamental para la supervivencia de los ecosistemas, contribuyendo al progreso sostenible y a la conservación de la biodiversidad y seguridad alimentaria-nutricional.

El compromiso que tienen los apicultores de todo el mundo, es apoyar a las comunidades rurales y ofrecer productos derivados de la elaboración apícola de alta calidad y así lograr los objetivos de desarrollo responsable de los recursos naturales.

Sin embargo, la población de polinizadores –en especial abejas y mariposas– ha disminuido de manera preocupante, debido principalmente a prácticas agrícolas intensivas, cambios en el uso de la tierra, plaguicidas (incluidos los insecticidas neonicotinoides),especies exóticas invasoras, enfermedades, plagas y el cambio climático. Los agricultores y los responsables de las políticas públicas tienen un papel relevante en la protección de nuestros polinizadores. Pero también hay actividades que nosotros podemos hacer.

¿Qué iniciativa podemos tener para proteger a los polinizadores?

  • Cultivar una amplia variedad de plantas autóctonas que florezcan en diferentes épocas del año.
  • Comprar miel sin refinar a los agricultores de tu zona.
  • Comprar productos a los agricultores que lleven a cabo prácticas agrícolas sostenibles.
  • Proteger las colonias de abejas silvestres.
  • Dejar un cuenco poco profundo con agua limpia y piedras o palos para que las abejas beban y no se ahoguen.
  • Ayudar a mantener los ecosistemas forestales.

¿Cómo pueden apoyar los apicultores y agricultores?

  • Reservar algunas zonas como hábitat natural.
  • Crear barreras vegetales.
  • Reducir o modificar el uso de pesticidas.
  • Respetar los lugares de nidación.
  • Sembrar atractivos de cultivo alrededor del campo.
  • Los gobiernos y los responsables de elaborar estrategias deben:

Fomentar la participación, el intercambio de conocimientos y empoderamiento de los pueblos rurales e indígenas, así como de las comunidades locales.

  • Aplicar medidas estratégicas, incluir incentivos económicos para promover el cambio.
  • Incrementar la colaboración entre organizaciones nacionales e internacionales, instituciones académicas y redes de investigación para gestionar, investigar y evaluar a los polinizadores y los servicios de polinización.

Finalmente, conscientes de las dimensiones de la crisis de la polinización y su relación con la biodiversidad y la subsistencia del ser humano, el convenio sobre la diversidad biológica, ha hecho de la conservación y el uso sostenible de los polinizadores una prioridad.

 

 

Comentarios en Facebook
2020-05-28T19:59:30+00:00 Categories: Ciencia y Medio|Tags: |