Derechos constitucionales de los ciudadanos de Puerto Varas

“El Estado de Chile viola los derechos constitucionales de los habitantes de Puerto Varas” 

El título de esta columna no es una exageración, es una realidad. Cada vez que llueve en Puerto Varas las aguas lluvia se vierten en el alcantarillado de aguas servidas, en algunos casos debido a conexiones ilegales que saturan las cañerías.

El exceso de agua rebasa de los alcantarillados en numerosos puntos de la ciudad y se vierten aguas servidas al lago a través dos aliviaderos de tormenta de la empresa ESSAL. La ciudad se inunda de agua con caca y el lago y las playas reciben esas aguas. Cuando Ud. se baña en el lago, se baña en agua con caca. Cuando camina por la costanera respira un spray de agua con caca. A lo mejor alguno se escandaliza por el uso de la palabra “caca”, pero esa es la realidad. Y, sin embargo, lo que es verdaderamente escandaloso, es que el Estado de Chile, por la indolencia de la burocracia central, es el responsable de esta situación.

El artículo 19 N.º 8 de la Constitución Política de la República de Chile dice: La Constitución asegura a todas las personas: “El derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación. Es deber del Estado velar para que este derecho no sea afectado y tutelar la preservación de la naturaleza. La ley podrá establecer restricciones específicas al ejercicio de determinados derechos o libertades para proteger el medio ambiente”.

En Puerto Varas no existe un sistema que recoja el agua de la lluvia y la conduzca planificadamente hacia un lugar adecuado de disposición, es decir, la ciudad no tiene un “Plan Maestro de Aguas Lluvia”. Hace cuatro años, la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) dependiente del Ministerio de Obras Públicas (MOP) presentó a la Contraloría General de la República para su aprobación la etapa de Diagnóstico de un Plan de Aguas Lluvia para Puerto Varas. Desde hace cuatro años los abogados discuten si ese Diagnóstico es “Normativo” o “Indicativo”. Durante cuatro años – y quizás desde cuándo – las aguas contaminadas con fecas inundan nuestras calles y se vierten al lago. No sabemos durante cuántos años más se va a discutir esas palabras en la Contraloría, pero cuando terminen de hacerlo, aún faltarán 10 años para que las obras de captación y disposición de la lluvia sean una realidad ¿Cómo va a estar el lago en ese entonces, considerando como aumenta la cantidad de habitantes año a año? ¿Cuánto daño se hará a nuestra salud y nuestra calidad de vida? ¿Cuánto daño se hará al Turismo, supuestamente la actividad económica primordial de la ciudad?

La demora de cuatro años de la Contraloría General de la República ha significado una flagrante violación a este Derecho Constitucional. Los diez o más años que demore en estar construido el sistema, agravarán la situación y se convertirá en una violación permanente de nuestro derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación. Como Revolución Democrática Puerto Varas, hacemos un llamado urgente a los ciudadanos, independiente de su opción política, a que nos organicemos y exijamos con fuerza al Estado que ponga término a esta situación. ¿O esperaremos a llegar a una situación como la de Mejillones, Tocopilla, Huasco, Quintero, Puchuncaví y Coronel que se han convertido de Zonas de Sacrificio por la inactividad de los responsables de la protección del medio ambiente?

Andrés González V. Columnista Diario Puerto Varas Coordinador Territorial Revolución Democrática Puerto Varas
contacto@diariopuertovaras.cl
Comentarios en Facebook
2018-10-08T01:31:30+00:00 Categories: Columnas de Opinión|