Opinión: La Escalera de la Felicidad

Por Eduardo Hitschfeld Lückeheide
MD. Life member of the American Medical Society of Vienna

Mejorando nuestras ideas mejoraremos nuestra condición humana.

Los seres humanos queremos ser felices pero muchas veces nos cuesta trabajo encausar nuestras emociones. En repetidas oportunidades nos encontramos preguntándonos ¿Por qué actuamos de determinada forma que nos acarrea repercusiones negativas?

La Escalera de la Felicidad es una hipótesis de trabajo nacida del análisis del cerebro humano en su conjunto, basado en los estudios del “Life & Mind Institute de París”, que se refiere en parte a que a un determinado pensamiento sigue una emoción relacionada con este (emoción viene de emodere en latín que significa mover a) y la emoción que nos impulsa a actuar unido al pensamiento y a la acción es una triada porque tenemos tres elementos: Pensamiento – Emoción –  Acción. Esta es una visión netamente relacionada con la estructura del cerebro.

Los pensamientos se producen en la corteza superior de nuestro cerebro, también llamada neo cortex (neo que en latín significa nuevo), esto porque sería según la evolución la zona más reciente en formarse y corresponde a la zona más periférica o superficial de nuestro cerebro, también llamada “corteza gris”.

Las emociones se procesan en el centro interno de nuestro cerebro, ubicado en otros núcleos. Es la cede de las emociones y estas nos impulsan a actuar. Sin emociones estaríamos en un estado apático como los zombis.

Nuestro problema son precisamente las emociones pero las podemos manejar conscientemente con técnicas específicas, para favorecer las positivas y modelar las negativas. Un buen primer paso es comprender como funciona la triada clásica.

Podemos decir que estamos en un período difícil, ya que aparentemente las emociones negativas predominan por sobre las positivas en casi todo el mundo, llevándonos a conflictos.

Explicación de la triada clásica

Alberto y Bernardo, dos amigos que se conocen de tiempo se encuentran. Bernardo le dice a Alberto que se ganó la lotería con una ingente cantidad de dinero y le asegura que así es.

Alberto recibe la noticia y la procesa en el neo cortex (Pensamiento) y se produce un fuerte impulso neuronal que activa el centro emocional correspondiente a la alegría (Emoción). Él salta de alegría producto de la buena noticia y corre a contarle a su esposa, quizá hasta llore de alegría (Acción).

Las características de esta triada clásica son:

  1. Pensamiento: Alberto capta la información de Bernardo en el neo cortex, que produce un fuerte impulso nervioso al cerebro emocional de la misma connotación del pensamiento.
  2. Emoción: siente alegría que lo lleva a una acción correspondiente.
  3. Acción: salta, abraza a la gente y llora de alegría.

La mayoría de las personas no nos damos cuenta que existe este proceso (triada clásica) y nos dejamos llevar por las emociones en forma incontrolada. Esto produce reacciones negativas que vemos todos los días en los noticieros, porque al parecer lo negativo vende, pero directamente están influyendo en nuestra visión del mundo y de cómo debemos actuar.

Tras la idea hay una emoción, tras la emoción hay una acción, enfrentémonos en el plano de las ideas, nunca en el plano de las emociones y acciones negativas. Mejorando nuestras ideas mejoraremos nuestra condición humana.

Cumbre al Everest fines de mayo 2019 - La Escalera de la Felicidad - Diario Puerto Varas

Esta foto es de fines de mayo de 2019. La cumbre del Everest representaría la felicidad, por un lado que todos queremos lograrla y por otro que nos estorbamos en nuestro afán. La foto es real, no es un montaje, de hecho el Gobierno Nepales aprovechó esta foto para implementar leyes propuestas por ellos hace más de cinco años para evitar desbarrancamientos.

Filosóficamente implicaría que todos queremos lograr la satisfacción pero no faltan los que se interponen en nuestro camino, sin mala intención, haciendo más difícil el logro para todos.

Comentarios en Facebook
2019-08-18T02:13:07+00:00 Categories: Columnas de Opinión|