Puerto Varas pide una respuesta

Acarreando pena se viralizó esta foto tomada sobre la costanera de Puerto Varas el domingo 3 de julio. En el pasado quedó ese lago prístino que embellecía la costanera del otrora pueblito patagónico. Fue reemplazado por un desagüe desbordado por codicia y carencia de liderazgo político. Ahora las playas bañan a las gaviotas que nadan felices sobre la pestilencia, mientras la institucionalizad debate sobre los responsables y nada hace al respecto: La plata sobre la salud ¿Es que tenemos que suplicar para que exista respuesta?

Porque este ya es un tema de salud de los habitantes de nuestro territorio, ¿o piensa el gobierno regional, los alcaldes de la cuenca del Llanquihue y ESSAL, la empresa responsable, que el desborde del alcantarillado no causará, eventualmente, enfermedad? El crecimiento organizado por la avaricia está destruyendo la calidad de vida de esta tierra aspirante, por imposición, a metrópolis.

En vez de resolver problemas estructurales por falta de infraestructura pública que permita recibir a la población venidera, el gobierno regional y municipal está enfocado en deteriorar y dividir el territorio en desmedro de muchos y el beneficio de pocos. La ruta metropolitana es el ejemplo perfecto de las distorsionadas políticas públicas que priorizan nuestras autoridades. Que queden al descubierto las motivaciones a las que se da preferencia.

Mientras no exista un alcantarillado público adecuado, que es algo básico, súper básico realmente, no mucho pedir, el solo proponer la ruta metropolitana es una irresponsabilidad y un atentado gravísimo contra la salud de los habitantes de Puerto Varas y de las demás comunas perjudicadas por esta iniciativa. Por un alcantarillado público decente, la salud y la calidad de vida y el medioambiente, no a la ruta metropolitana.

James Barret Columnista Diario Puerto Varas
contacto@diariopuertovaras.cl
Comentarios en Facebook
2018-06-05T19:52:22+00:00 Categories: Columnas de Opinión|