Quebrada Parque “la colaboración es el gran motor”

Recuperar, poner en valor las quebradas urbanas como corredores biológicos, espacios públicos y elementos estructurantes del drenaje urbano es una necesidad en Chile.

Quebrada Parque es un proyecto piloto de trabajo colaborativo en una quebrada urbana, enfocado en un diseño desde el agua que busca abordar los problemas ambientales de la cuenca, conformado por un equipo de profesionales del área de la ecología, paisajismo, ingeniería hidráulica y trabajo comunitario, liderados por Patagua, empresa B dedicada a la gestión integral del agua.

Integran también este proyecto varias instituciones del mundo público, privado y fundaciones, entre las cuales están Parques Australes, tramArquitectura, Urbanismo Social, Ilustre Municipalidad de Puerto Varas y Universidad de Los Lagos.

En 2016 jóvenes profesionales comenzaron a soñar con un parque en el humedal ubicado en el remate de Quebrada Honda, entre las avenidas Colón y Vicente Pérez Rosales de Puerto Varas. Hondonada que, a pesar del descuido y constante intervención humana, en sus más de tres hectáreas de superficie alberga a más de 20 especies de flora y 25 de fauna, ambas nativas. Constituyéndose así en una verdadera joya de la naturaleza en medio de la ciudad.

Camila Teutsch directora del Proyecto Quebrada Parque explica cómo se gestó la iniciativa: “con Alejandra Díaz que es la botánica sentíamos que habíamos descubierto un tesoro que había que compartir. Invitamos a Bárbara Corrales, ecóloga y paisajista, y a otros amigos con interés en el tema. Armamos un grupo de profesionales voluntarios y nos juntábamos periódicamente para levantar información y discutir ideas. En ese proceso nos enteramos de que la Iniciativa para Ciudades Emergentes Sostenibles (ICES) acababa de relevar la Quebrada Honda como potencial parque urbano, y vimos que no estábamos locos”.

A fin de 2017 desde Patagua postularon al fondo de Innovación Social de Corfo que les permitió dar fuerza al proyecto y avanzar de manera sistemática: “nuestro sueño es recuperar este espacio precioso de la naturaleza que tenemos en plena ciudad. Transformarlo en un parque para que todos podamos disfrutar. Hoy Puerto Varas está muy por debajo de los nueve metros cuadrados que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Habilitar este parque implica ganar un metro cuadrado de área verde por cada habitante de la ciudad. Entonces el impacto en ese sentido es enorme” comenta Camila.

Quebrada Parque es una oportunidad para avanzar en integración social y mejorar la calidad de vida de los habitantes de Puerto Varas, especialmente del sector Puerto Chico. Según Camila Teutsch es clave devolver a la quebrada y al humedal su capacidad para contener crecidas y depurar las aguas que drenan desde dicho sector hacia el lago Llanquihue. Funcionalidad que se ha perdido por las intervenciones humanas realizadas en el lugar pero que se puede recuperar según la profesional.

De igual forma este proyecto busca ser un precedente, un caso de éxito, que se pueda replicar en otras ciudades para resignificar espacios similares de agua y naturaleza urbana. Quebrada Parque desde su inicio ha funcionado en la lógica de la colaboración, elemento que desde Proyecta Puerto Varas consideramos clave para lograr objetivos ciudadanos de sana convivencia con el medioambiente.

“La colaboración es el gran motor, así es que me encanta decir que no es un proyecto de una sola organización. En el equipo hay profesionales de Patagua, Parques Australes, Urbanismo Social, tramArquitectura, Humedal Chile, Municipalidad de Puerto Varas y Universidad de los Lagos. Otra cosa linda y potente que destaco de este proyecto es que tiene una fuerza de trabajo y creación que es mayoritariamente femenina. Nos apoyan, además, varias organizaciones públicas, privadas y de la organización civil, junto con un montón de personas motivadas y comprometidas que participan activamente con nosotros” enfatiza su directora.

Desde 2018 Quebrada Parque ha desarrollado diversas actividades con la comunidad, especialmente con los habitantes de las villas aledañas a la Quebrada, Las Cumbres, Violeta Parra y conjunto Vista Hermosa. Talleres de mapeo participativo, tardes recreativas y educativas, fiestas de limpieza, malones, talleres educativos con colegios, lanzamiento y encuentros de asesores ciudadanos, son algunas de las exitosas jornadas de participación realizadas durante el año 2018 y comienzos de 2019.

Cabe destacar que las dos jornadas de limpieza participativa lograron remover más de 3 toneladas de basura de la Quebrada. Así como la reforestación implicó la remoción de vegetación tóxica invasiva chacai y la plantación de 300 árboles nativos.

Actualmente el proyecto está en estado de avance de estudios técnicos y el equipo se encuentra desarrollando espacios y metodologías para la etapa de diseño participativo. Medida que busca responder a las necesidades y expectativas de la comunidad, captando las distintas miradas que serán contenidas en el anteproyecto y proyecto definitivo.

Respecto del financiamiento para las siguientes etapas Camila dice “esperamos poder contar con el expediente completo para presentarlo a financiamiento público, a fines de año, pero está sujeto a la disponibilidad de recursos para seguir avanzando. Nuestra apuesta es financiar todo el diseño del proyecto con fondos privados, apelando al compromiso de las empresas para aportar al desarrollo sostenible del territorio en el que operan. Existen varias empresas que ya nos apoyan y estamos convencidos que otras pronto se sumarán”.

La recuperación de espacios verdes urbanos se enmarca en los objetivos de desarrollo sostenible planteados por la Organización de las Naciones Unidas, ONU, como una de las diez prioridades para generar ciudades emergentes y sustentables con el objetivo de preservar el patrimonio.

 

Comentarios en Facebook
2019-06-13T21:37:44+00:00 Categories: Ciencia y Medio|