Economistas postulan que la Agricultura Familiar Campesina es clave para superar la crisis global

El precio de los productos que componen la comida más importante del día aumenta un 22% en Puerto Montt, superando el promedio nacional de un 20%, muy por sobre el monto de la inflación.  

 07.07.2022
Gentileza Diario El Llanquihue
Por Constanza Hitschfeld

El cambio climático, que afecta la seguridad hídrica y alimentaria del planeta es el fenómeno base para el desarrollo de diversas crisis. Las secuelas de la pandemia del covid-19, agravadas por la invasión rusa a Ucrania, mermaron aún más la economía mundial. Esta entró en un periodo prolongado de escaso crecimiento y elevada inflación. El Banco Central acaba de subir nuevamente la tasa de interés de la política monetaria situándola en los niveles más altos de los últimos 30 años.

Chile experimenta una fuerte desaceleración productiva. La pandemia cortó cadenas de suministros. El Estado incrementó la liquidez y demanda. Los alimentos subieron de precio. Las tasas de interés y créditos de consumo y de pequeños emprendedores se elevaron. La moneda nacional está depreciada en más de un 25%. El valor del petróleo se incrementó en un 78% los últimos seis meses. El transporte de productos en barco al extranjero es cuatro veces más caro. Son tan solo algunos de los factores analizados por los académicos durante la crisis económica global.

La inflación o desequilibrio entre la producción y demanda golpea con mayor fuerza a los hogares pertenecientes al quintil de menores recursos y a los más vulnerables. Este fenómeno que depende en un 50% de la inflación internacional plantea grandes desafíos para las familias chilenas y el Estado. Este último podría fortalecer la producción alimentaria, centrar la economía hacia el mercado interno y satisfacer las necesidades de familias del mismo territorio según el análisis de la academia.

Jorge Weil, doctor en Economía Política de la Universidad de Paris y académico de la Universidad de Los Lagos, afirmaque “hoy día la primera opción es fortalecer la agricultura familiar campesina e impulsar la agricultura del consumo corriente y básico porque la crisis económica no solo está en Chile, sino que es mundial. Tampoco vamos a tener la posibilidad de ir a comprar a otros países productos alimenticios y eso es una cosa del corto y mediano plazo seguro”.

“Si no hay una preocupación porque los recursos para la producción, que están en Chile, satisfagan las necesidades del chileno, evidentemente que no hay solución en este marco de crisis mundial. Hay que leer la realidad con otros anteojos, no con los mismos que teníamos antes”, agrega Jorge Weil.

Consumo de víveres

Los hogares, pertenecientes al quintil de menores recursos, destinan un 29% de sus ingresos al consumo de víveres según la última Encuesta de Presupuestos Familiares de 2018. Alimentos y bebidas no alcohólicas fueron los rubros con mayor incremento en la estimación del último Índice de Precios al Consumidor (IPC) con una subida de 17% en 12 meses. Los productos con mayores alzas en el último año son el aceite con un 67%, azúcar con un 30%, pan con un 23%, huevos con un 15%, leche líquida con un 14%, mantequilla con un 12% y café con un 11% según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Alejandro Weber, decano de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián (USS),explica que “a la gran mayoría de los chilenos se le va todos sus recursos en consumo y cuando tenemos inflación de un 11,5% en doce meses, significa que una familia que tenía ingresos por 500 mil pesos hoy día tiene 50 mil pesos menos en términos reales para llegar a fin de mes. Entonces la situación es súper dramática”.

Inflación

La inflación continúa en alza. El país tendrá un 13% de inflación durante el último trimestre de este año según el Banco Central. Afectando a las familias chilenas que reciben en su totalidad un estimado de un 1 millón 135 mil pesos, mientras que una sola persona obtiene 635 mil pesos de salario promedio. Hoy trabajan cerca de ocho millones y medio de personas en Chile, de las cuales el 50% gana cerca de 420 mil pesos.

“Medimos como esto ha llegado a la mesa de los chilenos. Para eso hicimos un análisis con uno de los alimentos más importantes que es el desayuno. Encontramos que el precio de desayuno base aumentó un 20% en los últimos 12 meses – de 2 mil 344 pesos a 2 mil 807 pesos-. Esto es muy por sobre el precio de la inflación. ¿Por qué? Porque los alimentos en general han subido mucho más que el promedio de la inflación”, agrega el economista, citando el estudio El costo de la inflación en la mesa de los chilenos del Centro de Políticas Públicas USS.

Precio de la comida

El incremento del precio de la primera comida del día implica un gasto extra anual de 166 mil 594 pesos en el país. Mientras que Puerto Montt supera el promedio nacional con un 22% de alza en los precios del desayuno. Para realizar este cálculo los economistas definieron una comida para cuatro personas con 600 ml de leche, 50 gramos de café y de azúcar, medio kilo de pan marraqueta, 40 gramos de mantequilla, 4 huevos y 30 gramos de aceite vegetal.

Gervoy Paredes, alcalde de Puerto Montt, expresa que“ante el actual panorama de posible crisis alimentaria, el municipio ha estado apoyando fuertemente a productores de distintos rubros que se desempeñan en el campo, como frutales menores, hortalizas, aves de corral, ovinos, bovinos y porcinos”.

Jornada de Seguridad Alimentaria y Conservación

El municipio organizó la Primera Jornada de Seguridad Alimentaria y Conservación recientemente. Allí analizó el uso del agua, la producción y medio ambiente asociado al cambio climático, producción silvoagropecuaria y su rentabilidad, presente y futuro de la agricultura familiar campesina y su aporte a la sociedad.

“Es una oportunidad para evaluar lo que estamos viviendo y que nos afecta tanto, como la guerra entre Rusia y Ucrania y que, pese a la lejanía, nos emplaza a buscar alternativas y soluciones para las problemáticas de los pequeños productores. Como el cambio climático, el déficit hídrico, el encarecimiento de los fertilizantes y cómo podemos operar desde las instituciones del Estado, especialmente los productores agrícolas que son usuarios del Programa de Desarrollo Local (Prodesal)”, complementa Gervoy Paredes.

La agricultura familiar campesina, pesca artesanal y recolección de mariscos son sectores que deben ser potenciados y fomentados para enfrentar la inflación según los expertos. En contexto de cambio climático y crisis alimentaria los sectores rurales y el cuidado del territorio silvoagropecuario cobra mayor relevancia.

Desafíos

Tania Salas, seremi de Agricultura, comenta que“los desafíos que genera la contingencia mundial a raíz de la guerra, el alza de los insumos agrícolas y fertilizantes son un llamado de atención para replantearnos la forma de hacer agricultura y la relevancia que le damos a esta actividad. Tenemos un fuerte compromiso con fortalecer la agricultura familiar campesina, la sustentabilidad y la soberanía alimentaria. Vemos una oportunidad para dar un impulso a la agricultura local, fortalecer las capacidades de los agricultores y los circuitos de comercialización local”.

En 2019 el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) de Los Lagos contaba con 19.712 pequeños agricultores inscritos. De estos usuarios 1.146 eran jóvenes menores de 35 años. En 2020 este número se redujo levemente a 19.417 agricultores, de los cuales 4.636 corresponden a la provincia de Llanquihue. Actualmente Indap atiende a 17.838 usuarios, contando 9.353 mujeres y 8.461 hombres agricultores, lo que demuestra el cruce entre el género femenino y la ruralidad. Una arista que adquiere relevancia para comprender el estado de la agricultura familiar campesina local.

Alza de los insumos

“La actual contingencia por el alza de algunos insumos, nos hace replantearnos cómo hemos estado ejerciendo la agricultura, y nos abre un mundo de posibilidades para mejorar como, por ejemplo, la incorporación de técnicas agroecológicas y sustentables, para contrarrestar la dependencia de los factores externos. Estas inquietudes las hemos estado trabajando a nivel nacional y a nivel local, para dar soluciones con perspectiva territorial y sustentable en el tiempo”, declara la seremi de Agricultura.

Las familias campesinas están envejeciendo producto de la migración juvenil del campo a la ciudad. La superficie agropecuaria se reduce debido a la subdivisión de terrenos rurales para parcelas de agrado y vivienda. Estos factores generan la pérdida irreversible del suelo agrícola y ganadero arriesgando la seguridad alimentaria de la región y país.

Aumento de la producción

Eduardo Schwerter, presidente de Agrollanquihue A.G.,expresa que “pensando en el incremento de la producción, Chile presenta grandes ventajas comparativas en la producción agropecuaria como por ejemplo en los sectores de la carne, leche, cultivo de trigo, papas y otros.  Sin embargo, la decisión de aumentar la producción no depende exclusivamente de los agricultores, sino y fundamentalmente de trabajar en políticas públicas que permitan con mucha fuerza potenciar nuestra agricultura y ganadería, demanda tantas veces planteada por los gremios sectoriales”.

Chile produce 2 mil 600 millones de litros de leche anual, de los cuales se exportan 300 millones. Para consumo interno se destinan 2 mil 300 millones de litros, sumado a 1 mil millones de litros que son importados. Esto quiere decir que la producción nacional alcanza casi al 70% del consumo lácteo del país. La demanda interna nacional de carne se cubre en un 70% con importaciones y solo un 30% producción nacional.

Agricultura familiar campesina

“Existen grandes posibilidades de crecer a través del mejoramiento genético y las nuevas tecnologías que disponemos hoy en día los agricultores, estaríamos en condiciones de aumentar la productividad, siempre y cuando hubiera condiciones de mercado más estables y, sobre todo, un escenario de seguridad en los campos. Lamentablemente, hoy ocurren hechos violentos casi a diario, especialmente en la Macrozona sur, Araucanía y algunos territorios de la región de Los Ríos y también ya en la región de Los Lagos”, asevera el presidente de Agrollanquihue.

En la Araucanía sembraron entre 150 mil y 170 mil hectáreas de trigo el año 2000, en 2015 y 2019 descendió a 100 mil hectáreas. Entre 2020 y 2022 bajó a 80 mil hectáreas y se estima que la próxima cosecha no alcance las 70 mil hectáreas. En tanto desde Agrollanquihue piden tranquilidad para trabajar. Esperan señales claras de la autoridad para evitar el avance de grupos armados hacia la región para brindar seguridad alimentaria, tan necesaria en estos tiempos de crisis global.

Comentarios en Facebook